Ensalada de pimientos asados

Una de las ensaladas más típicas del verano por el sur, y claro, también en Gibraltar es la ensalada de pimientos asados. Se suele servir cómo acompañamiento a otros platos o tapas, y es muy fácil hacerlo en casa. Se pueden comprar los pimientos ya asados en su jugo, pero como es más económico comprar los pimientos y asarlos uno mismo. Me gusta utilizar una mezcla de pimientos verdes y rojos porque ambos tienen sabores diferentes.

Es mejor usar pimientos grandes y carnosos que los finos que son de freír y se pueden incluir tomates también. Es conveniente hacer esta ensalada de antemano, hasta el día antes porque se sirve fría y requiere su tiempo para enfriar. Para un versión más exótica e interesante también se pueden asar algunas guindillas (no muy picantes) rojas y verdes para dar una toque picante.

Ensalada de pimientos asados
4 Porciones
Dificultad: Fácil
Preparación:
Cocción:

Descripción

Una de las ensaladas más típicas del verano es la de pimientos asados. Se suele servir con acompañamiento a otros platos o tapas, y es muy fácil hacerlo en casa. Es mejor usar pimientos grandes y carnosos que los finos que son de freír y se pueden incluir tomates también.

Ingredientes

  • 2 pimientos rojos, grandes
  • 2 pimientos verdes, grandes
  • 1 cebolleta o cebolla mediana
  • 2 cucharadas de aceite de oliven virgen extra
  • Zumo de limón o vinagre de manzana para aliñar
  • Sal a gusto

Instrucciones

  1. Calentar el horno a 200°C.
  2. Poner los pimientos en una bandeja de horno cubriéndolos de aceite, echar una pizca de sal y hornear durante 30 a 40 minutos hasta que los pimientos estén tiernos.
  3. Mientras los pimientos están en el horno, cortar la cebolleta (o cebolla) en cuartos y luego en rodajas finas. Poner en un bol con agua para quitar la intensidad de  sabor de la cebolla cruda y dejar a un lado hasta que se vaya a usar.
  4. Sacar los pimientos del horno, poner en un bol grande o plato hondo, cubrir con papel transparente y dejar reposar. Esto hace que el calor de los pimientos y el vapor que desprenden ayude a pelarlos luego. Se pueden dejar reposar y enfriar unos 30 minutos hasta que estén a una temperatura que se puedan tocar sin quemarse las manos.
  5. Pelar los pimientos, pero tampoco tiene que ser con gran exactitud. No pasa nada si quedan algunos trozos de piel en los pimientos.
  6. Guardar el jugo del interior de los pimientos ya que esto dará mucho sabor al aliño y le dará la consistencia deseada a la ensalada.
  7. Quitar el centro del pimiento con las semillas y cortar el resto en tiras. Se puede hacer con las manos.
  8. Añadir los pimientos, su jugo, y la cebolleta escurrida en un bol grande o plato hondo.
  9. Aliñar con el aceite de oliva virgen extra y limón o vinagre de manzana, y añadir sal a gusto.
  10. Servir frío y se puede hacer de antemano.

¿Te gustó esta receta? Danos una valoración.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars 5.00 from 2 reviews
¿Has hecho esta receta?

Si has hecho y te ha gustado esta receta ¡Compártela con el mundo! Publícala en Instagram y etiqueta a @veggiegib utilizando el hashtag #veggiegib.

Leave a comment

avatar