Tortilla de patatas

La tortilla de patatas es un plato muy típico de la cocina española. En Gibraltar también la comemos mucho aunque aquí se conoce coloquialmente como “torta papa”, o “torta patata”, . Es un plato favorito para llevar a la playa en los meses de verano. Incluyo esta receta para los que no estén familiarizados con la tortilla de patatas, pero es un plato muy sencillo compuesto de huevos, patatas y cebolla. Hay que decir que en España existe el debate de si la tortilla debe llevar cebolla o no….para mí no hay opción, ¡es con cebolla sí o sí! La tortilla de patatas sin cebolla es como un jardín sin flores.

Otra cosa a tener en cuenta es que a algunas personas les gusta la tortilla cuajada pero esponjosa, y otras personas la prefieren semicuajada y algo líquida por dentro. Yo la prefiero cuajada, no me gusta que el huevo me parezca que está crudo. Pero esto es a gusto de cada uno. Si la prefieres menos cuajada por dentro entonces hay que tenerla al fuego menos tiempo. También existen otras variantes, algunas personas le echan ajo, o pimientos asados pero para mi gusto no es necesario y la prefiero en su forma original.

La tortilla de patatas se suele comer a temperatura ambiente o fría así que se puede hacer de antemano o incluso el día antes. Se puede cortar en triángulos (una tortilla da para 8 porciones), o se puede cortar en cuadraditos si se va a servir como aperitivo, con palillos de dientes para coger los trozos. La tortilla de patatas también se puede hacer sin huevo para que sea un plato apto para veganos.

Tortilla de patatas
8 Porciones
Dificultad: Fácil
Preparación:
Cocción:

Descripción

Receta de tortilla de patatas tradicional con cebolla y cuajada. La tortilla de patata es un clásico de la cocina española, y en Gibraltar la llamamos "torta papa". Trucos para que la tortilla salga perfecta y esponjosa y para que no se derrame al darle la vuelta.

Ingredientes

  • 1 kilo de patatas
  • 6-8 huevos ecológicos
  • 1 cebolla grande
  • 300 ml de aceite de oliva, o en combinación con aceite de girasol
  • sal, a gusto

Instrucciones

  1. Pelar las patatas, cortar en cuartos a lo largo y luego cortar en rodajas finas, de unos milímetros en grosor.
  2. Poner las patatas cortadas en un colador y añadir una cucharada de sal y mezclar con las manos. Dejar escurrir mientras se prepara lo demás. Esto hará que las patatas suelten agua antes de freír.
  3. Cortar la cebolla por la mitad, y luego en trozos finos.
  4. Es muy importante utilizar una sartén antiadherente. Poner el aceite en la sartén y cubrir con suficiente aceite para que llegue a la mitad, más o menos. Calentar a fuego alto.
  5. Mezclar la cebolla con las patatas, y cuando el aceite esté caliente añadir a la sartén. Hay que bajar el fuego y freír lentamente para que la patata ablande pero no se dore. Dependiendo de la sartén y la cantidad de patatas y cebolla, se puede hacer en dos veces.
  6. Una vez que estén hechos se sacan de la sartén y se ponen en un plato con papel de cocina en el fondo para absorber el exceso de aceite. Dejar enfriar un poco.
  7. Batir los huevos en un bol con una pizca grande de sal. Cuando las patatas hayan enfriado un poco se pueden ir agregando poco a poco a los huevos. Es conveniente que la patata no esté demasiado caliente sino el huevo empezará a cuajar.
  8. En la misma sartén decantar la mitad del aceite restante (siempre se puede volver a utilizar en otro momento) y poner a fuego medio y añadir la mezcla de huevo.
  9. El fondo cuajará bastante rápidamente y es importante que el calor no sea demasiado fuerte para evitar que se queme. Después de unos 7 minutos más o menos hay que darle la vuelta a la tortilla. Este es el paso más difícil ya que la superficie siguirá estando líquida. Una recomendación es poner un plato encima y darle la vuelta encima del fregadero por si hay algún accidente (más de una vez de me ha ocurrido).
    Truco: para no tener accidentes, a la hora de darle la vuelta a la tortilla se puede poner la sartén bajo el gratinador (o grill) del horno unos minutos para que la superficie cuaje. Así no habrán derrames a la hora de dar la primera vuelta. 
  10. Cuando se le da la primera vuelta hay que pinchar la tortilla en varios sitios para que se cuaje por igual y más rápidamente.
  11. Dar un par de vueltas más cada 3 o 4 minutos para que se cueca bien por dentro y quitar del fuego.
  12. Poner en un plato (uno diferente del que se ha usado para dar las vueltas) con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.
  13. Dejar enfriar y servir.

¿Te gustó esta receta? Danos una valoración.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars No ratings yet
¿Has hecho esta receta?

Si has hecho y te ha gustado esta receta ¡Compártela con el mundo! Publícala en Instagram y etiqueta a @veggiegib utilizando el hashtag #veggiegib.

Leave a comment

avatar