Alcachofas al ajillo

Las alcachofas son muy versátiles y pueden ser la estrella de cualquier plato. También son muy nutritivas y en esta receta se cocinan en una salsa al ajillo y muy tradicional. El reto en esta receta está en la preparación, ya que hay que pelar y cortar las alcachofas, pero el resultado final merece la pena. Es importante embadurnar las alcachofas ya peladas con un poco de zumo de limón para que no se oxiden y cambien de color a marrón. También han de remojarse en un bol con agua y zumo de limón si se van a preparar de antemano.

Los tallos son una extensión de cogollo, que es la mejor parte de la alcachofa, y es mejor no cortarlas. Una vez que se empiezan a pelar es posible que haya que quitar bastantes hojas, pero estas también se pueden usar para sopas o infusiones.

Alcachofas al ajillo
2 Porciones
Dificultad: Media
Preparación:
Cocción:

Descripción

Las alcachofas están riquísimas y son muy nutritivas. En esta receta las alcachofas están cocidas en una salsa al ajillo tradicional.

Ingredientes

  • 8 alcachofas enteras
  • 6-8 dientes de ajo
  • 400 ml de agua
  • 200 ml de vino blanco
  • 4 cdas de aceite de oliva
  • sal al gusto
  • pimienta al gusto
  • 2 cdtas de harina
  • 2 limones

Instrucciones

  1. Llenar un bol grande con agua y el zumo de un limón.
  2. Pelar cada alcachofa quitando las capas exteriores ya que estas no se cocerán como es debido. Quitar unas 5 o 6 capas de hojas.
  3. Cortar la parte superior de cada alcachofa (unos 3 centímetros).
  4. Cortar la punta del tallo para exponer la parte central del tallo y pelar la case de cada alcachofa de hojas.
  5. Las alcachofas se oxidan rápidamente, así que es conveniente embadurnar cada alcachofa ya preparada con limón y ponerlas en remojo en el bol con agua hasta que estén listas para usar.
  6. Cortar los ajos en rodajas finas, añadir a una cazuela con el aceite de oliva y cocer a fuego lento hasta que empiecen a dorar.
  7. Cortar cada alcachofa por la mitad y agregar a la cazuela con la parte plana de la alcachofa hacia la base de la cazuela.
  8. Añadir el agua y el vino blanco, llevar a ebullición a fuego medio y cocer con la cazuela cubierta.
  9. Después de 10 minutos dar la vuelta a las alcachofas y cocer durante otros 30 o 40 minutos, moviendo ocasionalmente hasta que estén blandas.
  10. Una vez que estén cocidas agregar la harina. Es mejor quitar un poco de salsa y mezclar en un vaso para que no se formen grumos, y volver a transferir a la cazuela.
  11. Sazonar con sal y pimienta al gusto y quitar del fuego.
  12. Servir con arroz hervido o patatas.

¿Te gustó esta receta? Danos una valoración.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars 5.00 from 1 reviews
¿Has hecho esta receta?

Si has hecho y te ha gustado esta receta ¡Compártela con el mundo! Publícala en Instagram y etiqueta a @veggiegib utilizando el hashtag #veggiegib.