Receta tradicional de hummus

El hummus es algo que se ha puesto bastante de moda últimamente y se encuentra en muchos supermercados y de buena calidad. Eso está muy bien, pero es un plato bastante básico, fácil y barato de preparar, ¿y por qué no hacerlo en casa?

Lo primero, si no lleva ajo no es hummus. El ajo le da un toque se sabor muy interesante. Hay que tener esto en cuenta cuando se hace de antemano porque el sabor a ajo crudo suele intensificarse conforme que va pasando el tiempo. Si se consume de inmediato no hay que tener esto en cuenta.

Lo segundo, si no lleva tahini (o tahina, pasta de semilla de sésamo) no es hummus. El tahini se puede encontrar en algunos supermercados grandes y tiendas ecológicas, aunque en Gibraltar está a la venta en todos los supermercados. Es como la crema de cacahuetes, pero más intensa y sabrosa ¡Y está increíblemente buena sola, sin más!

La consistencia del hummus depende del gusto de cada uno. Si te gusta uniforme entonces es conveniente usar una batidora de mano o un robot, si te gusta con grumos y más rústica entonces se puede hacer con un tenedor. El sabor es el mismo.

Mientras que muchas otras recetas utilizan aceite de oliva para soltar el hummus, yo suelo usar agua. Creo que ya de por sí lleva bastante grasa con las cantidades que utilizo y el tahini es bastante graso, así que se hace más ligera utilizando algo de agua o el líquido que traen los tarros de garbanzos para soltar la pasta.

Una cosa importante a tener en cuenta es que el hummus no lleva apenas comino. En muchos lugares se pide hummus y lleva muchísimo comino y esto no tiene nada que ver con el hummus que se sirve en Grecia o Turquía. Sólo una pizca “de lejos” para dar un acento de aroma, pero poco más. ¡A veces menos es más!

El hummus se puede usar como acompañante para otros platos aunque también es perfecto para comer con crudités, verduras crudas cortadas a tiras como zanahorias, pepinos o pimientos. Es el plato perfecto para compartir.

Receta tradicional de hummus
4 Porciones
Dificultad: Fácil
Cocción:

Descripción

El hummus es algo que se ha puesto bastante de moda pero es un plato bastante básico, fácil y barato de preparar. Merece la pena usar tahini, pasta de semilla de sésamo y ajo para prepararlo y es un aperitivo completamente vegano que se puede usar como acompañante para otros platos.

Ingredientes

  • 400 g de garbanzos cocidos (de tarro)
  • 3 dientes de ajo
  • 1 pizca de sal (generosa)
  • 6 cucharadas de tahini (o tahina, pasta de semilla de sésamo)
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 limón, zumo
  • 1 pizca de pimentón
  • 1 pizca de comino en polvo
  • 4 o 5 cucharadas de agua

Instrucciones

  1. Echar todos los ingredientes en un robot de cocina o recipiente para batir.
  2. Empezar echando unas 3 cucharadas de agua e incrementar si es necesario.
  3. Batir hasta que esté hecho una pasta y de consistencia uniforme. Quizás necesite algo más de agua dependiendo del contenido de agua de los garbanzos.
  4. Probar para ver si está bien de sal.
  5. Decorar con un poco de pimentón, un poco de aceite, perejil o cilantro cortado, algunos piñones. Todas son opciones válidas.

Consejos

No hace falta un robot de cocina o batidora a mano, también se puede hacer con un tenedor solo que se tarda más y la consistencia no será tan suave. El sabor será el mismo sólo que tendrá una textura más rústica, casera…pero a mí también me gusta mucho así y lo recomendaría.

¿Te gustó esta receta? Danos una valoración.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars 5.00 from 1 reviews
¿Has hecho esta receta?

Si has hecho y te ha gustado esta receta ¡Compártela con el mundo! Publícala en Instagram y etiqueta a @veggiegib utilizando el hashtag #veggiegib.